Et fem sentir Com A Casa
Et fem sentir Com A Casa

Comença el dia amb un desdejuni saludable

Comenzar la jornada con un desayuno saludable es fundamental para llevar una vida más sana. Aquí encontrará algunas claves para llevarlo a cabo.

 

El cuerpo humano necesita para ponerse en marcha de un "combustible": los alimentos. ¿Cómo afrontar una jornada escolar, laboral, incluso de ocio con el estómago vacío?

El resultado puede ser muy negativo:

  • No se rinde en la escuela.
  • Se cometen errores en el trabajo.
  • No se disfruta de la actividad de ocio prevista.

¿Por qué no desayunamos?

  • Falta de tiempo.
  • No apetece comer porque se está adormilado.
  • No se concede importancia al desayuno: "ya comeré luego".

Hay que resolver estos problemas:

  • Organizar la primera hora de la mañana, calculando el tiempo necesario para la higiene, el arreglo personal y el desayuno. Hay que levantarse antes, y esta disciplina, aunque nos cueste al principio, nos ayudará a empezar el día con mejor ánimo.
  • Dedicar de 15 a 20 minutos puede ser suficiente.
  • Preparar la noche anterior los elementos necesarios para tomar el desayuno: tostadora, exprimidor de zumos, tazas, platos.
  • Procure que toda la familia colabore en la preparación de esta comida del día y opine sobre los alimentos que le gustaría introducir, dentro del esquema propuesto.
  • Lo más importante: planificar un desayuno que estimule nuestro apetito.
  • Si es posible, desayunar en familia. En caso contrario, facilitar las cosas para que nadie se vaya sin desayunar.

Algunas propuestas:

  • Empezar con una fruta o un zumo.
  • Un lácteo: yogur, queso, leche sola o con cacao, café, te o infusiones.
  • Pan, cereales de desayuno, galletas, tostadas.
  • Mermelada, miel, aceite de oliva.

Errores sobre el desayuno:

  • "Si no desayuno adelgazaré": consumir un desayuno completo ayuda al control de peso, se picotea menos durante la mañana y se distribuyen mejor las comidas del resto del día.
  • "No hay que preocuparse si no se toma nada a primera hora de la mañana porque luego se compensa a lo largo del día": después de las horas de ayuno nocturno, el organismo necesita alimentarse. Una cuarta parte de las calorías diarias deberán tomarse en la hora del desayuno.

Comenzar la jornada con un desayuno saludable es fundamental para llevar una vida más sana. Aquí encontrará algunas claves para llevarlo a cabo.

 

El cuerpo humano necesita para ponerse en marcha de un "combustible": los alimentos. ¿Cómo afrontar una jornada escolar, laboral, incluso de ocio con el estómago vacío?

El resultado puede ser muy negativo:

  • No se rinde en la escuela.
  • Se cometen errores en el trabajo.
  • No se disfruta de la actividad de ocio prevista.

¿Por qué no desayunamos?

  • Falta de tiempo.
  • No apetece comer porque se está adormilado.
  • No se concede importancia al desayuno: "ya comeré luego".

Hay que resolver estos problemas:

  • Organizar la primera hora de la mañana, calculando el tiempo necesario para la higiene, el arreglo personal y el desayuno. Hay que levantarse antes, y esta disciplina, aunque nos cueste al principio, nos ayudará a empezar el día con mejor ánimo.
  • Dedicar de 15 a 20 minutos puede ser suficiente.
  • Preparar la noche anterior los elementos necesarios para tomar el desayuno: tostadora, exprimidor de zumos, tazas, platos.
  • Procure que toda la familia colabore en la preparación de esta comida del día y opine sobre los alimentos que le gustaría introducir, dentro del esquema propuesto.
  • Lo más importante: planificar un desayuno que estimule nuestro apetito.
  • Si es posible, desayunar en familia. En caso contrario, facilitar las cosas para que nadie se vaya sin desayunar.

Algunas propuestas:

  • Empezar con una fruta o un zumo.
  • Un lácteo: yogur, queso, leche sola o con cacao, café, te o infusiones.
  • Pan, cereales de desayuno, galletas, tostadas.
  • Mermelada, miel, aceite de oliva.

Errores sobre el desayuno:

  • "Si no desayuno adelgazaré": consumir un desayuno completo ayuda al control de peso, se picotea menos durante la mañana y se distribuyen mejor las comidas del resto del día.
  • "No hay que preocuparse si no se toma nada a primera hora de la mañana porque luego se compensa a lo largo del día": después de las horas de ayuno nocturno, el organismo necesita alimentarse. Una cuarta parte de las calorías diarias deberán tomarse en la hora del desayuno.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Restauració col.lectiva